Procedimiento de auditoría contable

La auditoría de cuentas otorga mayor transparencia a las cifras de la Sociedad mercantil y claridad ante socios y terceros. La definición del proceso de auditoría consiste en planificar la revisión de los estados financieros partiendo del control interno, la tesorería, el inmovilizado, deudores, stock, fondos propios, pasivo corriente y no corriente y cuenta de resultados.

El proceso de una auditoría de cuentas anuales se suele hacer en dos fases, una previa y una fase final. La fase previa de una auditoría contable se suele realizar con unos estados intermedios en los meses de Octubre a Diciembre, previos al cierre de ejercicio. La fase final de la auditoría de estados financieros se realiza en los meses de febrero a junio, en función de las necesidades del cliente.

Una vez finalizado el proceso de auditoría, el auditor emite una opinión de auditoría sobre los estados financieros.

Dicha opinión de auditoría contable se centra en expresar si las cuentas adjuntas expresan la imagen fiel del patrimonio, de sus resultados y flujos de efectivo.

El proceso de auditoría está completamente regulado en España por el ICAC, dependiente del Ministerio de Economía. Los beneficios de una auditoría administrativa son notables.

Los auditores pueden también utilizar parte del trabajo de los auditores de calidad en la evaluación de flujos de información y sistemas de control interno en el curso del trabajo de auditoría.

Las fases de una auditoría interna difieren mucho del proceso normal de auditoría descrito anteriormente y se planifican muestreos y revisiones con mayor frecuencia en base a u programa de trabajo creado por los auditores internos de la entidad.

Un proceso importante es conservar el archivo de auditoría. Todos los años se revisa que todos los papeles de trabajo se encuentren en el archivo de auditoria correctamente.

Desde ITG Auditores Madrid prestamos el más completo servicio de auditoria de cuentas.

Share to: