Controles de organización y planificación


El proceso de una auditoría contable consiste en planificar la revisión de los estados financieros partiendo del control interno, la tesorería, el inmovilizado, deudores, stock, fondos propios, pasivo corriente y no corriente y cuenta de resultados.

La planificación de una auditoría de cuentas se suele hacer en dos fases, una previa y una fase final.

Las fases de planificación de una auditoría se pueden describir como en una primera fase previa de una auditoría contable que se suele realizar con unos estados intermedios en los meses de Octubre a Diciembre, previos al cierre de ejercicio. La fase final de la auditoría contable se realiza en los meses de febrero a junio, en función de las necesidades del cliente.

Los procesos y flujos de información en una empresa comercial suelen ser sencillos y los estados financieros de este tipo de entidades, centran la auditoría financiera en el stock, las cuentas a cobrar y la deuda con proveedores, que suelen ser pocos si se distribuye una sola marca comercial, en caso de multinacionales con socio único.

La auditoría financiera de una entidad comercial es también mas barata porque nos hace emplear menos horas. El grueso de nuestro trabajo de auditoría financiera se centra en los saldos a cobrar, verificar fisicamente el stock y confirmar saldos con acreedores.

Las cuentas anuales de estas entidades son también normalmente sencillas y el proceso de auditoría financiera es agil y sencillo.

Por otro lado hay que definir en la planificación los alcances del trabajo. Dichos alcances se definen en función de la materialidad y error tolerable, así como en la evaluación que hayamos hecho del control interno de la entidad.

El alcance de auditoría por ejemplo en el area de auditoría de inversiones financieras son mayores a los que se preveen en el análisis de conciliaciones bancarias.

Los departamentos de auditoría interna suelen definir alcances menores con objeto de tener un mayor control sobre la fiabilidad de estados financieros y programan varias revisiones en el año.

Los auditores del departamento de auditoría interna suelen planificar los objetivos de auditoría trimestralmente para definir un plan de trabajo continuado.

El alcance de auditoría en una revisión trimestral de una area puntual suele ser muy pequeño y suele combinarse con técnicas de muestreo.

La relación entre riesgo de auditoría y enfoque de auditoría es completa y por ello la fase de planificación es clave para reducir el riesgo de auditoria en base al enfoque que se adopte en los programas de trabajo por secciones. La implementación de adecuados controles de organización y planificación es muy necesaria en nuestro trabajo.

Desde ITG Auditores Madrid prestamos el más completo servicio de actividades de control.

Share to: