Auditoría de seguimiento o recurrente

Normalmente, en una auditoria de seguimiento o recurrente,en el mes de septiembre se realiza y confecciona el plan anual de auditoría a partir del cual se asignan a los diferentes auditores a los trabajos de auditoría que debe realizar la entidad en el año siguiente.

Al mismo tiempo, el plan anual de auditoría precisa las necesidades de formación que tiene el personal con el objeto de poder plantear unos objetivos de capacitación para el año.

Así mismo el plan anual de auditoría establece que personal es necesario para revisión cruzada de trabajos por motivos de control de calidad interno de la Firma.

En una sociedad que cuenta con departamento de auditoría interna se sigue el mismo proceso. Se analiza también el trabajo de auditores internos en sistemas de control.

Las fases de una auditoría interna son fundamentalmente el que los flujos de información interna de la entidad sean fiables.

Los auditores internos de una sociedad suelen haberse formado en una empresa de auditoría externa

En la definición del servicio de auditoria recurrente, el primer ejercicio es el que más trabajo lleva por los saldos  iniciales y conocimiento del cliente.

Se busca fundamentalmente la adecuación de la evidencia de auditoría en actividades recurrentes, año a año. En dicha adecuación de la evidencia de auditoría tiene un papel fundamental la revisión de flujos y procesos para definir los alcances de la revisión.

Desde ITG Auditores Madrid prestamos el más completo servicio de auditoria.

Share to: